Startups: Tuenti

Startups: Tuenti

Entre las startups se da el caso de que muchos sitios de reciente creación “copian” o imitan modelos anteriores, aunque introduciendo mejoras que los convierten en relevantes. Veamos el caso de Tuenti.

El auge de las redes sociales en Internet es un fenómeno comprobado. Existen multitud de redes que agrupan usuarios con intereses comunes y que van desde antiguos compañeros de clase a fanáticos de la fotografía.

Tuenti se inspiró en una de las más famosas redes de habla inglesa, Facebook, pero se ha centrado (por el momento) en el mercado español y parece que su apuesta está dando buenos resultados.

Los primeros pasos
A finales del año 2005, tres jóvenes emprendedores comenzaron a definir la idea que guiaría la implantación de Tuenti: una red social, al estilo de las que ya existían en Internet, pero de fácil manejo, interfaz limpio y orientado al visitante español. Estos chicos eran Félix Ruiz, Rupert van Millingen y Zaryn Dentzel; el primero es malagueño, el segundo proviene de Londres y el tercer, director ejecutivo o CEO de la empresa, es estadounidense.

El perfil multicultural de Tuenti salta a la vista, y, siguiendo esta línea, las contrataciones de trabajadores que fueron llegando después no hicieron sino acrecentarlo, ya que el personal tiene integrantes españoles, suecos, argentinos o polacos.

De hecho, el nombre proviene de la pronunciación del número 20 en inglés (“twenty”), en parte por su sonoridad y en parte porque se buscaba una palabra que englobase los pronombre “tú” y “ti” en castellano.
Tras los experimentos iniciales, Tuenti se lanzó en público (aunque, como veremos, con restricciones) a finales del año 2006.

Lo que nos hace diferentes
La principal diferencia de Tuenti frente a otras redes sociales similares es su privacidad. Actualmente, sólo un usuario registrado en el sitio puede enviar invitaciones a conocidos, siendo imposible registrarse a través de su página.

En principio, esto podría parecer un inconveniente más que una ventaja, pero sus desarrolladores no lo creen así. Dentzel afirmaba en una entrevista que el éxito de Tuenti había llegado, precisamente, por la necesidad de acceder sólo bajo invitación, lo cual garantiza (hasta cierto punto) al usuario su privacidad y le permite disfrutar sin restricciones de la interacción con otros visitantes.

El usuario registrado puede introducir mucha información relevante: sus datos personales, aficiones, estudios, lugares por los que sale de marcha… De hecho, esta información sirve como referente para encontrar amigos, gente con la que se tienen cosas en común. La política de privacidad que se ha desarrollado para la página permite que el perfil de cada usuario sólo pueda ser visto por quien él mismo deseé, de manera que habrá personas que puedan saber de su existencia, pero sólo sus amigos podrán conocer sus datos privados.

En Tuenti se apuesta por un crecimiento moderado y controlado. Frente a otras redes con registro libre y gratuito, el que en Tuenti sólo se pueda entrar si se “conoce” a alguien garantiza, en cierta forma, el que uno se pueda relacionar inmediatamente con otros usuarios, ya que se le suponen intereses y conocidos comunes.

Objeciones aparte, el hecho es que Tuenti se ha convertido en un fenómeno social entre los universitarios y estudiantes españoles, con miles de usuarios registrados que, además, pasan mucho tiempo de media en el sitio (más de dos horas, frente a la escasa media hora de otras redes como MySpace). Los datos son abrumadores: 8000 usuarios nuevos por semana y más de 2000 millones de páginas vistas al mes. No apto para cardiacos.

Qué nos deparará el futuro
Tuenti tuvo un capital inicial de poco más de medio millón de euros. Sin embargo, su política de privacidad y el hecho de que sea gratuito no le ha reportado ni un solo euro de beneficio. Sus responsables no apuestan por la publicidad tradicional en Internet, ya que buscan un modelo que permita una segmentación muy concreta y, por el momento, no existe nada similar.

Entre el equipo de desarrolladores de Tuenti ya se está investigando un posible modelo que sirva como marco de experimentación: un sistema que permita, por ejemplo, que la publicidad que reciba un usuario sea específica, de acuerdo con sus gustos e intereses tal y como los ha introducido en la creación de su perfil del sitio. Los tradicionales banners no interesan en este proyecto.

En principio, su crecimiento les permite albergar esperanzas acerca de la financiación, ya que esperan conseguir algún tipo de inversión que provenga de donantes privados. También son conscientes de que existe la posibilidad de que algún “tiburón” de Internet (Google, por ejemplo; alguna otra red social de mayor envergadura) realice una oferta de compra por el sitio; aunque no lo desdeñan de antemano, son reacios ante tal posibilidad.

Su principal preocupación por el momento es desarrollar un sistema que permita su aplicación en teléfonos móviles, de forma que sus usuarios tengan una mayor facilidad para actualizar sus datos e interactuar entre sí.

Deja un comentario

Agencias y emprendedores

SEO MARCA BLANCA
FRANQUICIA POSICIONAMIENTO SEO
REDACCIÓN CONTENIDOS MARCA BLANCA
PROTECCIÓN DE DATOS MARCA BLANCA
DISTRIBUIDORES SEO
COMPRA DE EMPRESAS SEO
COMPRA CARTERA CLIENTES SEO
COMPRA DOMINIOS SEO

¿Donde estamos?

Plaza San Cristobal, 14
Telf: (+34) 965 67 75 01
CENTRO ULAB
Website: https://empresas.camaltec.es
Email: info@camaltec.es